La belleza del Carnaval de Río recorre Brasil

El Carnaval de Brasil es conocido por muchos por el Carnaval de Río de Janeiro, sin embargo esta fiesta se celebra a lo largo y ancho del país, e incluye dentro de su oferta cultural y turística un sinnúmero de destino y festividades.

Este festejo tiene lugar cuarenta días antes de la Semana Santa, para darle vida a las tradiciones. Al ritmo del Samba y otros bailes de origen histórico, y conjuntamente con los desfiles, el colorido de los trajes y la alegría de sus asistentes, se desarrolla uno de los eventos más hermosos del planeta, el Carnaval de Brasil.

Como mencionamos, este Carnaval no se celebra de forma exclusiva en Río de Janeiro. Al igual que en Río, podemos encontrar las celebraciones del Carnaval en Recife y Olinda, en  Salvador de Bahía  – ciudad en donde nace el Samba -  Florianópolis, entre otras. A continuación haremos un breve recorrido, a manera de resumen, sobre las distintas formas en que es festejado el Carnaval en Brasil.

 

Bloco de Rua, Simpatia e Quase Amor.

Sobre las huellas del Carnaval

El Carnaval se diferencia en las formas en que es realizado o desarrollado en cada ciudad, aunque posee muchos rasgos en común, como sus orígenes y motivaciones. Por ejemplo, en ciudades como Río o São Paulo podemos hablar de Sambódromo, pero en Salvador de Bahía o Recife hablamos de tríos eléctricos y blocos de calle.

Los tríos eléctricos son grupos musicales que recorren la ciudad en camiones equipados para tal tarea. Esto lo podemos encontrar en ciudades como Salvador, capital de Bahía y en Recife. Otra característica del Carnaval en estas ciudades es que se desarrolla al aire libre, lo que hace que el visitante tenga una participación más activa a un costo más bajo.También es posible ver trios eléctricos en las fiestas callejeras de Rio.

Carnaval en Recife y Olinda, Brasil.

La fiesta tradicional de Salvador comienza el viernes, cuatro días antes del miércoles de ceniza.

Hay dos rutas principales de desfile, una va desde Campo Grande a la Plaza Castro Alves y la otra desde Barra a Ondina. Podemos pagar algo de dinero para recibir una camiseta con el nombre de una banda, así como unos shorts. Con este vestuario se puede participar del desfile de forma separada a la multitud.

La ciudad entera se convierte en una gran fiesta, en todas partes se encuentran ventas de bebidas y música. Hay tragos a base de fruta llamados Batidas los cuales se mezclan con Cachaca, un licor doméstico con 40 grados de alcohol. También encontramos las Caipirinhas, el coctel más típico de Brasil. Más vale que descansemos de día, porque en la noche Carnaval continua y es una fiesta que no nos podemos perder.

Además, estas ciudades cuentan con una belleza arquitectónica que seduce al visitante y le transporta históricamente. Tengamos en cuenta que Bahía es la ciudad que da origen a Brasil y al Samba.

En Recife y Olinda también encontramos todo un paraíso de Carnaval. Recife es para muchos brasileros el destino tradicional de Carnaval. Muchas personas que viven en Río, y que quieren escapar de la oleada turística del Carnaval en su ciudad, van hacia Recife. Junto a esta ciudad encontramos Olinda, otro gran destino turístico del Carnaval.

En Recife los tríos eléctricos son partícipes esenciales que recorren diferentes puntos de la ciudad. La fiesta aquí comienza en diciembre, dado que los habitantes inician los preparativos para el Carnaval, aguardando la tan esperada fecha. Podemos encontrar diferentes celebraciones de pre-Carnaval que por lo general consisten en grupos de percusión que tocan en clubs, calles y plazas, e incluso en las galas del Carnaval.  El Carnaval comienza de manera oficial con Galo da Madrugada, una fiesta en el centro de la ciudad que atrae hasta 20.000 participantes disfrazados, quienes dan la bienvenida a las festividades.

En Olinda nos encontramos las calles inclinadas llenas de colores. Los artistas pasan gran parte del año haciendo muñecas enormes, las cuales serán usadas por gente en los  desfiles del Carnaval.

Aquí la gente celebra el Carnaval con una influencia más profunda de las tradiciones, por lo que si deseamos sentir más profundamente la historia brasilera, y sin estar totalmente rodeados de turistas, ésta es una excelente opción. Existen interesantes ritmos como Caboclinhos y el Maracatu de influencia africana, también el Frevo, un estilo de música donde la gente baila con sombrillas.

Al igual que en las ciudades mencionadas, en Florianópolis encontramos similitudes, pero también diferencias con el Carnaval de Río de Janeiro. Todas estas ciudades son un "joya" histórica y natural que no pueden pasar desapercibidas. Son ciudades costeras con playas de arena blanquecina y una riqueza coralina que las vuelve atractivas para el buceo, además son las favoritas para el surfing.

En Florianópolis el Carnaval se da con gran esplendor. Esta ciudad alberga un  Sambódromo, el Passarela Nego Querido, en donde se revive la misma tradición de Río y se celebra con el ímpetu y la pasión de una de las mejores festividades, una de las maravillas del mundo.